PLAN BUSH PARA CUBA: EL RETORNO A LA IGNOMINIA.

noviembre 6, 2005

Si no fuese por lo peligroso y perverso que resulta para el pueblo cubano, el Plan Bush para Cuba es merecedor de la más sonada trompetilla. Nacido de las mentes más cavernícolas y retrogradas del imperio, el proyecto pretende retornar a la Isla al pasado. En la primera de sus partes, el programa anuncia la estrategia para derrocar al gobierno de Cuba y evitar la continuidad de la dirección revolucionaria o lo que llaman “la sucesión”. Para ese propósito, los estrategas del Norte articulan un amplio plan de medidas, entre las que se destaca el recrudecimiento del criminal bloqueo con la deliberada intensión de crear el descontento entre los cubanos, mientras promueven la subversión interna con la descabellada idea de derrotar a la Revolución desde adentro y para lo cual destinan cuantiosos recursos financieros y un amplio arsenal mediático.
Promotora del pérfido y loco proyecto del Plan Bush para Cuba, la mafia cubano-americana radicada en la Florida sueña con borrar cualquier señal de la Revolución. Según el proyecto de esa banda de facinerosos, una vez instalados en la Isla se iniciará el proceso de transición, en el cual la sociedad cubana se adaptara a los nuevos intereses. En su locura, el Plan Bush indica que los servicios de salud y educación deben pasar a la “privatización”, con lo cual perderían su condición de universales y gratuitos.
En la educación se reabrirán los antiguos planteles elitistas, volverá la enseñanza privada y se establecerá el costo para las escuelas públicas, mientras la atención medica será encargada a la iniciativa privada y la seguridad social será reformada en detrimento de los jubilados y pensionados, cambios estos que estarán reforzados por la creación de nuevos cuerpos represivos.
Como sus antecesores, el Plan Bush para Cuba esta llamado al más sonado fracaso. Sueño irrealizable de los neoconservadores que ostentan el poder en Washington y de sus compinches de la mafia cubana radicada en Miami, ese proyecto encuentra ante si la decisión inconmovible del pueblo de Cuba de defender su libertad y existencia como nación.
Arrebatada a sangre y fuego a esos mismos que ahora pretender retornar a la Isla con sus pérfidas intensiones, la independencia tienen un alto precio que los cubanos están dispuestos a defender hasta con las uñas.
Convencidos de que el pasado nunca más volverá a Cuba, el Plan Bush pasara a la historia como un intento desesperado y perverso para destruir a un pueblo, que como los antiguos espartanos está dispuesto a llegar al final de la contienda con el escudo o sobre el escudo. Comentó: Noel Martínez.


PLAN BUSH PARA CUBA; UN INTENTO POR DESENTERRAR LA ENMIENDA PLATT.

noviembre 3, 2005

Cual arqueólogos de pacotilla, el presidente norteamericano George W. Bush y el grupo de acólitos que lo apoyan en sus planes contra la Revolución cubana, intentan desenterrar el viejo proyecto anexionista de la Enmienda Platt, ahora bajo la envoltura del Plan Bush para Cuba. El macabro intento encuentra en la mafia cubano-americana de Miami a su principal soporte, en un intento por reimponer en Cuba un pasado que hace rato “se fue a bolina”.
La reinstalación del monopolio yanqui sobre los principales sectores de la economía, la vuelta al pluripartidismo engañoso de aparente democracia y la eliminación física de quienes participan del proyecto revolucionario, son elementos que sustenta el Plan Bush para Cuba, el cual se trata de edulcorar bajo falsos preceptos de libertad y democracia, cuando en realidad solo intenta reinstalar la vieja Enmienda Platt.
El programa de transición para Cuba diseñado por la actual administración norteamericana, si bien es amplio en su macabro intento, adolece de un factor importante: no toma en consideración la disposición firme y clara del pueblo cubano de NO DEJARSE arrebatar su independencia y libertad.
Diseñado en oficinas de Washington y Miami y con el beneplácito de los “cipayos” que actúan bajo las órdenes de la Oficina de Intereses DE Estados Unidos en La Habana, el Plan Bush tiene en el pueblo de Cuba un fuerte e insalvable escollo.
Convertidas en tribunas populares, las jornadas de reflexión sobre ese proyecto yanqui han demostrado la disposición de los cubanos de seguir defendiendo el proyecto revolucionario ante los cantos de sirena que llegan del Norte, el mismo que como dijo José Martí “nos odia y desprecia” y que sueña volver a imponer en Cuba la arcaica y obsoleta Enmienda Platt. Comentó: Noel Martínez.


MADERA DEL NORTE: UN PLAN MACABRO CONTRA CUBA

noviembre 2, 2005

El fracaso de la invasión mercenaria por Playa Girón, provocó en la ultraderecha norteamericana un espíritu de revancha contra Cuba, posición que los condujo en marzo de mil 962 a elaborar un proyecto que inculpara a la isla de alguna acción hostil contra Estados Unidos y justificara una invasión directa.
Codificado como Northwoods o Madera del norte, el plan se proponía convencer a la comunidad internacional de que el gobierno de Cuba era tan irresponsable que representaba un peligro para la paz. Para ello, se proyectó desarrollar auto-agresiones para imputar a La Habana por los graves daños sufridos por Estados-Unidos. Inescrupulosos en los métodos para derrocar a la Revolución cubana, los patrocinadores del proyecto no se detuvieron ante las posibles victimas entre el pueblo norteamericano.
Convencidos de la necesidad de encontrar un pretexto para atacar a Cuba, la operación Northwoods o Madera del norte proyectaba un grupo de acciones agresivas contra intereses norteamericanos a fin de incriminar a la isla.
En sus pérfidos propósitos se planearon varias acciones que incluía utilizar a emigrados cubanos en un auto-ataque a la Base Naval de Guantánamo y la explosión allí de depósitos de armas. Otro objetivo del plan Northwoods era hacer explotar un barco norteamericano en las cercanías de Cuba para inculparla del hecho, mientras se proyectó hacer estallar bombas en Miami y Washington, acusando del hecho a la seguridad cubana.
Los promotores de la operación sabían del alto costo en vidas de norteamericanos que provocarían esas acciones, lo cual no fue razón suficiente para desechar el malévolo proyecto contra Cuba.
Diseñada para tratar de aplastar la Revolución en Cuba, la operación Northwoods o Madera del norte tuvo su fase más criminal en el plan para hacer estallar en el aire un avión norteamericano de pasajeros. El programa previa simular que un avión militar derribaba un vuelo charter norteamericano con destino al Caribe, la nave original seria ocupada por estudiantes, mientras una replica explotaría en el aire, acusando a Cuba del hecho.
Años después el diseño de la operación Northwoods sirvió de modelo a Luís Posada Carriles y Orlando Bosch para el brutal sabotaje de un avión cubano cargado con setenta y tres personas.
Promovido por los elementos más reaccionarios de la derecha norteamericana, Madera del norte es una de las páginas más crueles y de irrespeto por la vida diseñada contra Cuba. Redactó: Noel Martínez.