LA AGRESION RADIAL: UN ARMA CONTRA CUBA.

agosto 17, 2006
Pruebas irrefutables de la agresividad norteamericana contra Cuba ofrecen material para una enciclopedia.
En su empeño por destruir el ejemplo de la Revolución cubana, sus enemigos han probado con todos los medios: sabotajes, atentados, bandas de alzados, la invasión y disidentes hasta conformar una larga lista que ilustran esa realidad.
Empleados en diversas etapas a tenor con la situación presente en Cuba, todos esos métodos están acompañados por una campaña de prensa a favor de los intereses yanquis.
El primer paso en esa sucia estrategia se produjo el diecisiete de marzo de mil 960, cuando el presidente Eisenhower aprobó el programa de acciones encubiertas contra la Isla. Fruto de esa política la Agencia Central de Inteligencia estructuró un programa de agresión radial, que tuvo su primer escalón con la salida al aire de la emisora Radio Swan.

RADIO SWAN, LA VOZ DE LA CONTRARREVOLUCION.

Equipada, financiada y bajo control de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, el diecisiete de mayo de mil 960 salió al aire la emisora Radio Swan.
Ubicada en la isla caribeña de igual nombre, la planta radial se convirtió en la tribuna de los grupos contrarrevolucionarios radicados en Miami.
Expresión de las contradicciones que siempre han acompañado a los enemigos de Cuba, Radio Swan perdió credibilidad por los mensajes mentirosos y encontrados emitidos por los diversos paladines de la democracia burguesa.
Semanas antes de la invasión mercenaria por Playa Girón, la planta radial sirvió de puente informativo con mensajes para la contrarrevolución dentro de Cuba. Durante las horas en que la infausta brigada de la CIA hollaba el suelo de la Patria, Radio Swan trasmitió seis boletines cargados de mentiras.

EL BASURERO DE LA HISTORIA: DESTINO DE RADIO SWAN.

Nacida de la confrontación de Estados Unidos con la Revolución cubana, la emisora Radio Swan se sumó a los descalabros de los imperialistas en su empeño contra Cuba.
Fracasada la invasión por Playa Girón, la emisora continuo lanzando su propaganda como parte del proyecto de la CIA para desinformar al pueblo de la Isla.
Junto con esa planta radial, también fueron fomentadas otras diseminadas por Centroamérica y Estados Unidos.
Desprestigiada y con una baja audiencia, Radio Swan cambió su nombre después del desastre de Playa Girón, asumiendo el de Radio Américas, en un esfuerzo por hacerla más creíble. Involucrados los Estados Unidos en la Guerra de Viet Nam y con otras prioridades ideológicas en Europa, bajo la presidencia de Lindon Johnson cesaron las emisiones de aquel engendro radial de la CIA. Comentó: Noel Martínez.


ESTADOS UNIDOS: EL TERRORISMO Y LA BALANZA DE LA JUSTICIA

agosto 17, 2006


La protección que Estados Unidos aplica a terroristas confesos como Luís Posada Carriles y otros siniestros personajes, evidencia el doble rasero utilizado por los gobernantes de aquella nación para medir el terrorismo.
Mientras el presidente George W. Bush asegura que perseguirá a los terroristas “hasta el último rincón de la Tierra”, su gobierno se empeña en no extraditar a Venezuela a quien planeó en mil 976 el atentado con explosivos contra un avión de Cubana de Aviación cargado de personas, mientras con saña mantiene inalterable el encierro de cinco cubanos infiltrados en los grupos radicales de Miami, donde está más que probada la preparación y ejecución de acciones contra Cuba, posición que evidencia ante los ojos del mundo el desnivel de la balanza de la justicia norteamericana, cargada a favor de los terroristas.

ESTADOS UNIDOS: REFUGIO DE TERRORISTAS.

El empeño por salvaguardar a Posada Carriles, a pesar de las evidencias en su contra, indica el sentido de la cacareada lucha antiterrorista de George Bush.
Una verdad que no se puede obviar esta en los documentos y pruebas entregadas en junio de mil 998 por el gobierno de Cuba al Buró Federal de Investigaciones, donde se demuestra el carácter terrorista de Posada y de muchas de las organizaciones radicadas en Miami.
Muchas de aquellos datos entregados por Cuba, era resultado de la labor de los cinco combatientes cubanos hoy condenados en Estados Unidos y que penetraron a los terroristas, descubriendo sus proyectos criminales.
Contrario a lo indicado por la lógica, hoy quienes combatieron al terrorismo cumplen largas penas, mientras los criminales reciben el manto protector de la nación que se auto-proclama antiterrorista. Comentó: Noel Martínez.