LA USAID REVELA SUS PLANES PARA LA SUBVERSIÓN EN CUBA

mayo 30, 2008

Asamblea de las ONG mercenarias en Washington. ¿Cómo dilapidarán los 45 millones de dólares asignados para subvertir el orden interno en la Isla por mediación de “instituciones experimentadas”, preferiblemente europeas y latinoamericanas?

Por: JEAN-GUY ALLARD (Tomado del Periódico Granma)

En su nuevo plan para la desestabilización de Cuba, la USAID promoverá el envío clandestino de material electrónico a la Isla valiéndose de intermediarios europeos y latinoamericanos que realizarán el trabajo sucio que no puede legalmente desarrollar; favorecerá los viajes de agentes al país, usando las llamadas licencias humanitarias para realizar “evaluaciones en el terreno”, y garantizará a sus colaboradores que sus actividades nunca sean divulgadas, por encima de la ley FOIA de acceso a la información.
Forzada por el GAO (la Oficina Federal de Auditoría) a fabricarse una cierta imagen de decencia en la distribución del dinero del contribuyente que derrochaba hasta ahora sin la menor licitación, la USAID (la llamada Agencia para el Desarrollo Internacional) acaba de realizar, el pasado 14 de mayo, en su sede central de Washington, una asamblea sobre la distribución de 45 millones asignados por la administración de George W. Bush para provocar una ruptura del proceso revolucionario cubano.
Durante tres horas, desde las nueve de la mañana hasta el mediodía, manteniendo fuera del lugar a los medios de comunicación y en un ambiente conspirativo acorde con las operaciones que pretende realizar, el jefe de la USAID para la región latinoamericana, José “Pepe” Cárdenas, un ex directivo de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), encabezó un grupito de funcionarios federales “especialistas” en Cuba: Su brazo derecho para la Isla, Elaine Grigsby, directora del llamado Programa Cuba; Amadjan Abani, de la Oficina de Asistencia y Adquisiciones de la USAID; Anthony Christino III, del Buró de Industria y Seguridad del departamento de Estado que monitorea y sanciona los intercambios con Cuba.
Entre las organizaciones —algunas ya “célebres”; otras menos conocidas, pero todas dedicadas a apropiarse de los millones del Departamento de Estado, cuyos representantes amueblaban la sala, locos por garantizarse su pedazo del cake—, se distinguían: La seudo ONG checa People in Need; Global Partners; IBMC; Loyola University; Jackson State University; Mississippi Consortium for International Development; International Resources Group; Panamerican Development Foundation; Partners of America; Alliance for Family; el Consejo de Comercio de Hungría y la ya multimillonaria TV Martí.
Ningún diplomático —ni siquiera el agente checo Kolar— estuvo presente.
En lo que equivale a confesar auténticas operaciones de espionaje contra Cuba y en territorio cubano, “Pepe” Cárdenas —quien sustituyó al corruptísimo Adolfo Franco—, insistió en la necesidad de identificar a las ONG las en terceros países que puedan canalizar los recursos de la USAID para la subversión.
Subrayó la necesidad de hacer llegar a la nación caribeña, utilizando a aquellos intermediarios, “panfletos de propaganda, celulares y equipos de comunicación modernos”, así como de “entrenar a cubanos residentes en Cuba en terceros países”.
Al destacar la “filosofía” detrás de la significativa expansión del Programa Cuba de la USAID, Cárdenas recalcó que su presupuesto, de 13 millones en el 2007, “se disparó” a 45 millones en el 2008.
Luego pasó a la nueva geografía de este monumental derroche, al destacar como países más proclives para desarrollar este trabajo encubierto a Chile, Perú, Argentina, Colombia y Costa Rica.
Aunque Grigsby, supuestamente su más fiel colaboradora, comentó luego que, según su experiencia, le resultaba difícil encontrar socios en América Latina.
Como buen instructor de lo que constituye, ni más ni menos, que una operación de Inteligencia, Cárdenas habló de la conveniencia de utilizar a países de Europa del Este que han tenido “experiencias recientes de transición”.
Sin embargo, no llegó a precisar el nivel de colaboración o de complicidad con el cual cuenta, de manera evidente, la Inteligencia norteamericana con los gobiernos de los países que mencionó.
Contestando a una pregunta, a Cárdenas se le escapó que ya se había recomendado a “instituciones experimentadas en la ejecución de este tipo de programa”, tales como la NED, el NDI, el IRI, la Florida International University, Freedom House, con su agente CIA, Jaime Suchlicki¼
Y, por supuesto, el Center for a Free Cuba de su amiguito Frank “Paquito” Calzón.

OPERACIONES “SECRETAS” CUYO ACCESO SE Negara

Con un lenguaje que corresponde a un operativo de misión de espionaje, el ex directivo de la FNCA confesó que “resulta difícil” introducir materiales en la Isla y por lo tanto indujo que el trabajo había que “hacerlo de forma clandestina”.
Grigsby añadió al carácter altamente secreto de las tareas designadas, precisando que si existieran solicitudes de desclasificación de documentos en virtud de la Ley de Libertad de Información (conocida como FOIA), la USAID solo emitiría “un resumen general” y “mantendría el secreto” de los detalles de los programas de cada ONG, pues se trata de “materiales secretos”.
Más claro ni el agua.
Anthony Christino III se refirió, en esta misma confesión colectiva, a la “necesidad” de enviar computadoras y software a Cuba, para lo cual sus servicios facilitarán licencias.
Clara Davis, la perla de la OFAC, propuso licencias de viajes, dejando claro que se utilizarán las licencias llamadas humanitarias para la infiltración de agentes con la cobertura de proyectos vinculados a la salud pública, el medio ambiente e “iniciativas específicas”.
Se refirió, además, abierta y groseramente, al “interés” de promover viajes a Cuba para “realizar evaluaciones en el terreno” utilizando licencias generales.
Davis señaló que “la mayor entrada de dinero a Cuba” se hacía “a través de la Iglesia”, una referencia bien intencional que no tiene otro propósito que causar algún daño a la fluida comunicación entre la Iglesia y el Estado cubano.

LAS ELECCIONES DETERMINARÁN EL FUTURO

En otra confesión en esta larga sucesión de confidencias, Grigsby señaló que otra ampliación del presupuesto subversivo dependerá de las elecciones de noviembre.
Según los observadores “en el terreno”, no hay duda de que las víctimas de este nuevo giro del financiamiento de la subversión en Cuba le ajustarán la cuenta en su momento a la administración.
La organización que manejó el derroche del dinero federal en operaciones fraudulentas convocó, evidentemente, su reunión con el aparente propósito de parecer conformarse con el cocotazo del GAO.
Sin embargo, de manera muy significativa, publicó en su convocatoria el día y la hora de la asamblea, pero omitió precisar el lugar para lo cual había que llamar y preguntar. La estrategia funcionó. Se aparecieron en el encuentro pocas caras nuevas para esta repartición de un pastel ya repartido.
En su informe, el GAO demostraba cómo los altos funcionarios de USAID llegaron a disimular el paradero de 65,4 millones de dólares regalados, en una década, a sus amistades de Miami y de Washington.
José Cárdenas fue directivo de la FNCA a partir de 1986, con las más altas responsabilidades. Fue sucesivamente director de “investigaciones y publicaciones”, portavoz de la organización y lobbyista cuando la organización mafiosa disponía de una lujosa “embajada” en Washington.
El funcionario mafioso es, por supuesto, amigo íntimo de Ileana Ros-Lehtinen y de sus dos cómplices de apellido Díaz-Balart.
La FNCA, creada por la CIA bajo Ronald Reagan, se gastó una fortuna financiando las operaciones del terrorista internacional Luis Posada Carriles, lo que Cárdenas, por supuesto, no puede ignorar.
Como tampoco podrá ignorar las ya agudas lamentaciones de los cabecillas de Miami, a quienes la reorientación de los métodos de la USAID, a favor particularmente de sus habituales corresponsales europeos, dejan en una situación algo precaria.


Y AHORA ¿QUÉ?

mayo 21, 2008
Como castillo de naipes la falsa posición antiterrorista de la administración de George W. Bush se ha derrumbado ante las pruebas ineludibles presentadas por Cuba y que demuestran de manera clara los vínculos entre terroristas radicados en Miami, la llamada disidencia en Cuba y diplomáticos que laboran en la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.
Aplicando el viejo refrán popular de que “vista hace fe”, millones de televidentes han visto documentos, correos electrónicos, videos y escuchado llamadas telefónicas y declaraciones que prueban la manera abierta y descarada que los llamados paladines de la libertad y la lucha antiterrorista, sufragan, alientan y apadrinan las acciones subversivas contra la Revolución y el pueblo de Cuba, desembolsando miles de dólares para pagar a un grupo de traidores, quienes tienen en el dinero su principal meta de vida.

¿Y TÚ ABUELA, DÓNDE ESTÁ?

Con esa clásica y jocosa pregunta muchas personas interpelan a otra cuyo pasado no aparece claro a la luz pública, interrogante que bien puede hacerse ahora a la disidencia cubana, desnuda ante los ojos del mundo en su verdadera esencia con las sólidas pruebas hechas publicas por las autoridades de Cuba.
Con probados vínculos con la Fundación Rescate Jurídico, que dirige el terrorista confeso y procesado Santiago Álvarez Fernández-Magriñat, la cabecilla contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello y otros de sus acólitos que operan dentro de la Isla, han quedado expuestos ante todos como los mercenarios que son.
Cipayos por convicción y amarrados al dinero, aunque para ello tengan que compartir trinchera con lo más sórdido de la jauría que desde su cuartel general en Miami trata de derrumbar a la Revolución, la llamada disidencia está sin argumentos ante la pertinente pregunta de ¿Dime con quién andas y te diré quien eres?

ATRAPADOS Y SIN SALIDA.

No por conocido deja de ser pertinente indicar que la actitud servil y dependiente de la mal llamada disidencia cubana, la convierte en mercenaria a favor de una potencia extranjera, en este caso de los Estados Unidos.
Atrapados como peces en la red, las marionetas y sus conductores están ahora en apuros ante las pruebas aportadas por Cuba de su indigna actitud.
Unos y otros tratan de tapar sus partes púdicas con la endeble hoja de parra, sin percatarse que a los ojos de todos están desnudos. Agarrados con las manos en la masa, los yanquis ahora tratan de desentenderse, dando explicaciones simplistas, mientras los mercenarios de la isla han quedado mudos o responden con evasivas, como ha hecho la cabecilla contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello, quien afirma que por ahora nada tiene que decir y tiene razón, no es necesario, pues los hechos han hablado por si solos demostrando el carácter mercenario de todos esos grupúsculos, que con sabio y fino olfato el pueblo de Cuba identifica como “la gusanera”.


RADIO MARTÍ; LA PUNTA DE LANZA DE UNA ESTRATEGIA AGRESIVA CONTRA CUBA.

mayo 16, 2008

Respaldada por cuantiosos recursos financieros sustraídos de los impuestos fiscales de millones de norteamericanos, Radio Martí lleva más de veinte años envenenando el éter, en una estrategia dirigida a crear un ambiente hostil contra la Revolución en Cuba.
Primero desde la capital del imperio y desde hace unos años desde Miami, los micrófonos de esa planta radial han estado abiertos a los más furibundos enemigos del pueblo cubano.
Sin tapujos y de la manera más abierta, por sus ondas se han trasmitidos incitaciones a la violencia, el magnicidio, la indisciplina social y la emigración ilegal, factores todos que encajan en un programa diseñado para desarticular a la Revolución y retornar a Cuba a un pasado que dejo de existir y que es el sueño quimérico del sector más reaccionario del mal llamado exilio cubano.

DESCUBRIENDO LA BASURA DEBAJO DE LA ALFOMBRA.

Con una historia sórdida, cargada de escándalos, robos y tráficos de influencias, Radio Martí es un nido de ratas, enemigas furibundas de Cuba.
Una clasificación exacta la ofreció Salvador Lew, uno de sus exdirectores, quien interrogado sobre la planta radial dijo “es una sucursal del infierno aquí en la tierra”, mientras Jeff Flake, congresista por Arizona y a quien no se puede clasificar de amigo de Cuba fue categórico al decir de Radio Martí: “es una agencia de empleo de los congresistas federales del sur de la Florida”, en referencia a la influencia y poder que ejerce allí la sección más radical y agresiva del exilio cubano radicado en Miami, sector que determina mucho en la programación y el personal empleado en la emisora de la subversión y que por más de veinte años ha mancillado el nombre del Héroe Nacional de Cuba, quien con claridad meridiana denunció en su momento la intensión imperial de apoderarse de la Isla.

HUELE A DINERO…HUELE A PODRIDO.

Diseñada al estilo de lo que fueron Radio Libertad y Radio Europa Libre, ambas enfiladas hacia los países socialistas de Europa del este y la Unión Soviética, la voz de la contrarrevolución cubana, Radio Martí tiene como propósito subvertir el orden político y social escogido por los cubanos de la isla.
Para tal propósito el gobierno de Estados Unidos destina millones de dólares, que como maná caído del cielo despierta las más bajas pasiones entre los paladines de la democracia.
Más de uno son los escándalos por corrupción, pagos indebidos, prebendas y otras tropelías registradas en la planta radial y su pariente cercana, la llamada Televisión Martí, canal que no se visualiza en Cuba a pesar de las ilusiones que tienen del mismo quienes lo patrocinan.
El último de los escándalos vinculados a Radio y TV Martí lo protagonizó, José “Chema” Miranda, el ex director de programas de la planta televisiva, quien acaba de ser condenado a dos años de cárcel más una multa por haberse embolsado unos 112 mil dólares del dinero de TV Martí al apropiarse de las comisiones de productores que contrataba.
Amigo de sus amigos, desde su puesto de director de programas de TV Martí, “Chema” Miranda fue condenado por haber recibido pagos de Perfect Image Film and Video Productions, una compañía de videos que le vendía sus producciones al canal anticubano.
La investigación por corrupción, demostró que el sujeto recibió más de 70 cheques por valor de 112 mil dólares, que se embolsillo al estilo del más burdo ladrón de barrio.
Embarradas de lodo, Radio y TV Martí, son objetos desde hace varios meses de una investigación de la Junta de Gobernadores de Transmisiones (BBG, por sus siglas en inglés), la agencia federal encargada de todas las transmisiones internacionales no militares del Gobierno.
Hoy condenado a la carcel, “Chema” Miranda clasifica entre los más activos “luchadores por la libertad de Cuba” y cercano colaborador de los cabecillas del Cuban Liberty Council y demás fundaciones promovidas por los “padrinos” de Miami, quienes han convertido la contrarrevolución en un lucrativo negocio.
Marcado por la justicia y puesto a la picota publica como lo que es: un vulgar delincuente, Miranda siempre estuvo involucrado en actividades promovidas por la congresista Ileana Ros-Lehtinen, la máxima representante de la familia Bush en el Congreso, y de sus dos compinches de tropelías, los hermanos Díaz-Balart, quienes por estos días andan de capa caída, ante la posibilidad real de perder sus asientos en el Congreso en las próximas elecciones de noviembre.
Diseñada más que todo como una vía para repartir prebendas, empleos y otras gratuidades entre sus amigos, una de las iniciativas del trío de congresistas cubano-americanos es la “televisión invisible”, diabólico proyecto que mantiene el Departamento de Estado contra Cuba y que les cuesta a los ciudadanos de Estados Unidos más de $20 millones por año en impuesto.
Fundada en 1985, Radio Martí y luego su sucursal TV Martí, se han tragado en las últimas dos décadas más de 520 millones de dólares del dinero del contribuyente norteamericano, fondos que mucho pudieran haber ayudado a mejorar las condiciones de la educación en Miami, donde maestros y alumnos enfrentan un deterioro creciente en los servicios escolares.
Desprestigiada, inaudible y mentirosa, Radio Martí y su hermana, TV Martí, están destinadas como su antecesora Radio Swan a terminar en el estercolero de la historia.


PRIMER MINISTRO CARIBEÑO DESTACA VALOR DE RELACIONES CON CUBA.

mayo 10, 2008
Ralpf Gonzalves, primer ministro de San Vicente y las Granadinas, calificó de excelentes las relaciones de su país y Cuba, durante una visita a la Escuela Internacional de Enfermería Raudilio Fleitas, en la localidad de Jagüey Grande, a unos 150 kilómetros de la Ciudad de La Habana.
En referencia a su encuentro con el presidente cubano Raúl Castro, el mandatario indicó que entre otros temas se habló sobre la construcción de un centro de diagnóstico, asistencia técnica y colaboración en la salud pública.
Acerca de otros asuntos tratados con el jefe del gobierno cubano, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas identificó aspectos económicos y políticos de interés, la unidad en el CARICOM y la integración a la Alternativa Bolivariana para las Américas.
Pequeño Estado del Caribe insular, San Vicente y las Granadinas mantiene relaciones diplomáticas con Cuba desde mil novecientos noventa y dos.
Durante su recorrió este viernes por la Escuela Internacional de Enfermería Raudilio Fleitas, de Jagüey Grande, donde estudian jóvenes de su país, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonzalves conoció de los programas de estudios para la formación de enfermeros, profesionales que una vez graduados elevarán la calidad de los servicios de salud en esa pequeña nación del Caribe
Ubicada en el sur de la provincia cubana de Matanzas, la Escuela Internacional de Enfermería Raudilio Fleitas, tiene una matrícula de más de 300 estudiantes de Santa Lucía, Granada, Saint Kiss y Nevis, Jamaica y San Vicente y las Granadinas
A partir de los convenios de colaboración con la Alternativa Bolivariana para las Américas ALBA, en la localidad cubana de Jagüey Grande se preparan como médicos y enfermeros miles de jóvenes de otras naciones.

LA CRISIS ALIMENTARIA Y LA DANZA DE LOS MILLONES.

mayo 9, 2008

Cuando el hambre, identificada como uno de los jinetes de la Apocalipsis, amenaza la vida de millones de personas en el planeta, un pequeño grupo saca provecho del desastre que se cierne sobre pueblos enteros.Entre los que ven los toros desde la barrera, están las grandes corporaciones imbricadas en el negocio de los alimentos.En el selecto grupo de quienes dominan la mayoría de las transacciones de alimentos a nivel planetario, están firmas de Canadá, Estados Unidos, Francia, Israel, China y Alemania, las que en conjunto registraron en el primer trimestre de este año ganancias adicionales por encima de los SEIS MIL MILLONES de dólares, amparadas por la subida de los precios y las operaciones de especulación, acción esa última que pone los ojos en la billetera, sin mirar los estómagos vacíos de millones de seres humanos.Las galopantes ganancias que registran las multinacionales que controlan el comercio de los alimentos, nada tienen que ver con la creación de nuevos valores o una súbita alza de la demanda.Las enormes ganancias de ese pequeño grupo de empresas, es el reflejo del enorme poder que han acumulado amparadas en las normas que rigen el comercio mundial y los mecanismos de control de los precios, impuestos desde el Norte desarrollado. Bajo una máxima innegable de “la gente tiene que comer, cualquiera que sea el costo”, los mercaderes de los alimentos están apostando por una espiral de alza en los precios, en muchos casos impagables para los pobres, situación que ha provocado en varias latitudes más de un estallido social, protagonizados por quienes atenazados por el hambre y sin mucho que perder, están dispuestos a defender su derecho a la vida.La situación que hoy enfrenta el planeta con los alimentos, es el resultado de políticas impuestas desde los grandes centros de poder.Atrincherada en las organizaciones crediticias y bancarias, una elite de ricos ha obligado a los países pobres a implementar el libre mercado, propio del modelo neoliberal, estructura diseñada en favor de compañías, inversionistas y especuladores y que se impuso a sangre y fuego desde los ya lejanos años ochenta del pasado siglo.Agarrados en su propia trampa y ante el peligro de estallidos sociales incontrolables, los ricos improvisan ahora formulas que frenen el problema. Medidas de emergencia y cambios de estrategias se escuchan desde el propio Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, sin dudas puntas de lanzas de las políticas neoliberales que han arrinconado a la humanidad a la actual situación.Convencidos que dada la profundidad de la crisis lo pueden perder todo, los propios centros de poder están buscando fórmulas, aunque mediatizadas, para apaciguar los ánimos.Si bien es necesario aplicar medidas para bajar los precios de los alimentos y hacer que lleguen a quienes los necesitan, es aún más imperioso dar un giro para apoyar y proteger a los agricultores, pescadores y otros que producen alimentos para sus familias, para los mercados locales y para la gente de las ciudades, en lugar de un mercado internacional en beneficio de un clan de empresas. Abrir espacios a la seguridad e independencia alimentaria de los pueblos es tarea de hoy y sin plazos para mañana.
(Foto de Internet)

CRISIS ALIMENTARIA; QUIÉN ES QUIÉN.

mayo 9, 2008

Cuando el mundo se debate en una espiral alcista en el precio de los alimentos y estallidos sociales motivados por una disminución en el acceso de las grandes masas a la alimentación son una realidad cotidiana, no todos en el planeta viven bajo esa tensión.Como denunció el vicepresidente cubano Esteban Lazo, en la Cumbre Presidencial Soberanía y Seguridad Alimentaria celebrada en Nicaragua el pasado siete de mayo, los ricos no conocen el hambre.Entre esos privilegiados esta un pequeño grupo de compañías que hoy manejan el comercio de los insumos agrícolas y los alimentos, quienes apuestan por acciones especulativas que mejoren sus ingresos.Entre quienes deciden políticas agrarias globales está Yara, compañía europea que registró el pasado año las mayores ganancias con la venta de fertilizantes, mientras Sinochem, Mosaic, ICL y Potash Corporation también aumentaron sus cuentas bancarias.
LA COMIDA CADA VEZ MÁS LEJOS DEL PLATO.
Aún cuando en los últimos cuarenta años la producción de cereales se ha triplicado en el mundo, la realidad es que millones de seres humanos pasan hambre. Esa dura verdad mantiene una tendencia al crecimiento, a partir del incremento en el precio de los alimentos.Con causas multifactoriales, la espiral de precios tiene un fuerte componente en la especulación que hacen las compañías que manejan el comercio agroalimentario.Entre quienes se llenan los bolsillos a cuesta del hambre, están compañías de países ricos, encabezadas por Cargill, quien controla gran parte del mercado, junto con ADM, ConAgra, Bunge, Noble Group y el comerciante francés Louis Dreyfus, quienes se han convertido en “zares de los alimentos”; nada que mientras muchos tienen el estomago vacío, otros, los menos, ven repletar sus cuentas bancarias, en este injusto mundo donde vivimos.
OTROS QUE BAILAN AL COMPAS DEL HAMBRE.
Probado está que el capitalismo monopolista mueve todos sus resortes a favor de su esencia: la obtención creciente de ganancias, aún cuando para ello tenga que pasar por encima de millones de seres humanos, como ocurre ahora con el alza del precio de los alimentos y el hambre galopante.En medio de la ganancia de millones de dólares que disfrutan unos pocos provocado por la crisis alimentaria, están las empresas procesadoras de alimentos.Con el control del mercado de los lácteos, embutidos, enlatados y comida semielaborada esas compañías reportan cifras de ganancias millonarias.Entre ese grupo está Nestlé, consorcio con base en Europa, quien controla gran parte del negocio de los lácteos a nivel global, mientras Unilever, Tesco, Carrefour y Wal-Mart, todas con grandes cadenas de distribución en varios países, se ufanan del crecimiento en sus utilidades, cifras que son una bofetada ante los millones de hambrientos que claman por comida.
(Fotos de Internet)