FREI BETTO EN FAVOR DE LOS CINCO

junio 27, 2009

cinco%20h%E9roes%208

De verdaderos antiterroristas calificó este viernes en República Dominicana el religioso brasileño Frei Betto a los Cinco cubanos presos en cárceles de Estados Unidos por proteger a sus compatriotas de actos violentos planeados en el país norteño.
Es inconcebible que Luis Posada Carriles esté suelto en las calles de Miami, un claro exponente del terrorismo más brutal del continente, mientras que los Cinco guarden prisión sin causa justificadas, afirmó Betto durante un encuentro en el Centro Juan Montalvo, en la capital dominicana.
El conocido religioso brasileño, pidió a los movimientos sociales, populares y partidos políticos que asuman la solidaridad con esos hombres, que merecen estar junto sus familiares y pueblo de Cuba.
Ellos representan la causa de la humanidad, porque no sólo es verdad que otro mundo es posible, sino que este es imposible, subrayó Frei Betto en alusión al apoyo para lograr la liberación de René, Antonio, Fernando, Gerardo y Ramón.

Anuncios

ATENTADOS EN ESTADOS UNIDOS: LA MENTIRA

octubre 5, 2008

El poeta argentino Juan Gelman pone, como muchos otros, en duda el origen de los atentados del 11 de septiembre de 2001, indicando con dedo acusador hacia el grupo de los neo-conservadores encabezados por George Bush, Condoleezza Rice, Donald Rumfeld, Paul Wolfowitz y Ari Fleisher entre otros.
La denuncia del ganador del premio Cervantes, se suma a la de otras personalidades del mundo que no creen en la historia oficial de las autoridades norteamericanas acerca de los trágicos sucesos del 11 de septiembre.

11-S: ENTONCES, ¿CÓMO FUE?

Por: Juan Gelman

Son notorias las mentiras que la Casa Blanca fabricó para justificar la invasión y ocupación de Irak. Los periodistas/investigadores Charles Lewis y Mark Reading-Smith descubrieron que W. Bush y siete otros jerarcas de la Casa Blanca propalaron al menos 935 mentiras en los dos años que siguieron al 11/9 y precedieron a la invasión de Irak. Cabe reconocer que el más prolífico en la cuestión fue el presidente W. Bush: 232 declaraciones falsas sobre el presunto arsenal de armas de destrucción masiva en poder de Saddam Hussein y 28 acerca de la supuesta relación del autócrata con Al Qaida y con los atentados. Le siguió el entonces secretario de Estado Colin Powell: 244 y 10, respectivamente. El vice Dick Cheney, Condoleezza Rice, Donald Rumfeld, Paul Wolfowitz, Ari Fleisher y Scott McClellan también aportaron a este arsenal masivo de falacias.
Al parecer, no otra cosa sucedió con la versión oficial de los atentados mismos.
El Comité de Justicia del Senado estadounidense ha concluido un nuevo informe en torno de las fallas que impidieron frenarlos: echa la culpa al FBI, señala que había amplias evidencias de que se preparaba un ataque en suelo de EE.UU. y que jefes del organismo de espionaje las bloquearon (The New York Times, 28-8-08). Pero hete aquí que casi 800 personalidades –catedráticos, arquitectos, ingenieros, altos funcionarios, políticos, ex espías, pilotos y sobrevivientes de las Torres Gemelas– echan por tierra las dos cosas: la versión oficial y el informe del Senado. Véanse algunos testimonios.
Los sobrevivientes, en primer lugar. Personal de las Torres que se encontraba en el subsuelo B1, ubicado a 330 metros debajo de los pisos 93 a 98 donde impactó uno de los aviones, sintieron que “vibraba el suelo, las paredes comenzaron a resquebrajarse y todo temblaba”, declaró William Rodríguez, empleado de mantenimiento: era una explosión que venía de subsuelos inferiores. Segundos después, Rodríguez escuchó el estallido de arriba y supo luego que se trataba de la embestida del Boeing 757 contra el edificio, en tanto Felipe David, compañero de tareas, irrumpía con quemaduras graves en el rostro y los brazos gritando “socorro”. Anthony Saltalamacchia, supervisor del servicio, escuchó al menos diez explosiones procedentes de abajo antes de salir de la trampa. Los testimonios coinciden, pero ninguno fue tomado en cuenta en el informe del Senado.
Los pilotos consideraron imposible que un avión se haya estrellado contra el Pentágono. Señalaron que el agujero en el muro es más grande que el que podría causar un 757 y estimaron inverosímil que éste se deslizara luego durante 10 segundos en el césped del interior, como muestra una filmación oficial. El comandante (R) de la Marina Ralph Koistad, piloto de combate con más de 23.000 horas de vuelo, reflexionó: “¿Dónde están los daños provocados por las alas del avión en el muro del Pentágono? ¿Dónde las 100 toneladas del Boeing, los grandes fragmentos del aparato que siempre se proyectan lejos del lugar del accidente? ¿Dónde están las partes de acero de los motores, dónde el tren de aterrizaje, que es de acero?”. En efecto, no estaban, ni un solo desecho se encontró dentro o fuera del Pentágono.
Los pilotos subrayaron otro aspecto: las maniobras de los aparatos que chocaron contra las Torres eran impracticables. Del capitán (R) Wittenber, con 35 años de experiencia en la fuerza aérea de EE.UU. y en varias líneas comerciales: “No creo posible que un presunto terrorista entrenado en un Cessna 172 entre en la cabina de un Boeing 757 o 767, pueda hacerlo volar vertical y horizontalmente y lograr virajes de 270 grados a gran velocidad, el avión sería incontrolable. Es ridículo pensar que un aficionado pueda ejecutar esas maniobras manualmente. Yo no podría hacerlo y soy absolutamente formal: ellos tampoco”. Los testimonios de unos 500 ingenieros civiles y arquitectos confirmaron desde sus especialidades que la versión oficial de los atentados “es un cuento de hadas” (John Lear, piloto comercial, 19.000 horas de vuelo).
El arquitecto Frank De Martini y otros afirmaron que la solidez de las Torres tornaba inimaginable que se derribaran sólo por el choque de un avión. “Fue claramente el resultado de una demolición controlada y programada para que se produjera en medio de la confusión imperante”, manifestó el ingeniero Jack Heller. Esa clase de demolición no se improvisa. Sus autores, ¿sabían previamente con exactitud el día y la hora de los atentados?

PARECIERA QUE SÍ.

Diferentes organismos de profesionales exigen que se investigue a fondo la tragedia que costó la vida de casi 3000 trabajadores. Para el piloto Glen Stanish, se trató de “una operación interna, concebida, organizada, cometida y controlada por un grupo muy vasto de criminales en el seno de nuestro gobierno federal de EE.UU. Utilizada como una razón falsa, un pretexto, una mentira, para invadir dos países extranjeros ricos en recursos naturales, para extender un imperio, para modificar las fronteras de los países del Medio Oriente y como elemento de la ‘guerra antiterrorista’ o, mejor dicho, de la guerra contra la libertad”. Hay más de cien periodistas y artistas que piensan lo mismo. “Nunca creí la historia de la destrucción de las Torres Gemelas el 11/9”, selló Sharon Stone . Que algo sabe en materia de historias.

Tomado de Cubadebate
Ver:
11 S. Qué pasó realmente

11 septiembre, la gran estafa


INÉDITA OPERACIÓN DE LA CIA EN CHILE

julio 7, 2008

En Chile están ocurriendo cosas tan extrañas como una fallida operación secreta de la CIA para secuestrar en Iquique a un ciudadano libanés supuestamente vinculado a Hezbollah. Esta historia, revelada por el diario de gobierno La Nación, no tuvo ninguna repercusión. Nadie preguntó quién autorizó esas operaciones extranjeras que suponen el ingreso de armas, equipos de espionaje y efectivos que en cualquier país ameritarían una autorización del Congreso Nacional.
La historia de espionaje CIA, relatada por Luis Narváez y Javier Rebolledo en el diario La Nación [1] del domingo 8 de junio, ocurrió en 2002, bajo el gobierno de Ricardo Lagos, pero salió a la luz en un informe reciente del departamento de Estado.
Bajo el título «El frustrado secuestro de la CIA», el diario asegura que en marzo pasado, un informe del Departamento de Estado norteamericano confirmó un episodio hasta hoy desconocido de la guerra de Bush contra el terrorismo islámico.

Historia completa AQUÍ

BUSH PRETENDE INDULTAR A SU CELEBRIDAD TERRORISTA

junio 5, 2008
Tomado de CubAhora.
Por: NORELYS MORALES AGUILERA

EE. UU. se ha burlado de los mecanismos legales establecidos mediante los cuales se ve obligado a extraditar al terrorista Posada Carriles.
Se trata de Luis Clemente Posada Carriles, autor confeso de la voladura de un avión de pasajeros en Barbados donde fallecieron todos sus tripulantes y otros actos terroristas más. Él y sus cómplices, junto a la mafia cubano-americana de Miami tienen un amplio prontuario que Washington pretende desconocer en su obsesión por Cuba, no deteniéndose ante medios ni gastos.
El Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha descrito a Posada como “un criminal no arrepentido y que ha admitido ser autor intelectual de complots terroristas” según resolución de la Cámara de Representantes ……. Ampliar: CubAhora


LA USAID REVELA SUS PLANES PARA LA SUBVERSIÓN EN CUBA

mayo 30, 2008

Asamblea de las ONG mercenarias en Washington. ¿Cómo dilapidarán los 45 millones de dólares asignados para subvertir el orden interno en la Isla por mediación de “instituciones experimentadas”, preferiblemente europeas y latinoamericanas?

Por: JEAN-GUY ALLARD (Tomado del Periódico Granma)

En su nuevo plan para la desestabilización de Cuba, la USAID promoverá el envío clandestino de material electrónico a la Isla valiéndose de intermediarios europeos y latinoamericanos que realizarán el trabajo sucio que no puede legalmente desarrollar; favorecerá los viajes de agentes al país, usando las llamadas licencias humanitarias para realizar “evaluaciones en el terreno”, y garantizará a sus colaboradores que sus actividades nunca sean divulgadas, por encima de la ley FOIA de acceso a la información.
Forzada por el GAO (la Oficina Federal de Auditoría) a fabricarse una cierta imagen de decencia en la distribución del dinero del contribuyente que derrochaba hasta ahora sin la menor licitación, la USAID (la llamada Agencia para el Desarrollo Internacional) acaba de realizar, el pasado 14 de mayo, en su sede central de Washington, una asamblea sobre la distribución de 45 millones asignados por la administración de George W. Bush para provocar una ruptura del proceso revolucionario cubano.
Durante tres horas, desde las nueve de la mañana hasta el mediodía, manteniendo fuera del lugar a los medios de comunicación y en un ambiente conspirativo acorde con las operaciones que pretende realizar, el jefe de la USAID para la región latinoamericana, José “Pepe” Cárdenas, un ex directivo de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), encabezó un grupito de funcionarios federales “especialistas” en Cuba: Su brazo derecho para la Isla, Elaine Grigsby, directora del llamado Programa Cuba; Amadjan Abani, de la Oficina de Asistencia y Adquisiciones de la USAID; Anthony Christino III, del Buró de Industria y Seguridad del departamento de Estado que monitorea y sanciona los intercambios con Cuba.
Entre las organizaciones —algunas ya “célebres”; otras menos conocidas, pero todas dedicadas a apropiarse de los millones del Departamento de Estado, cuyos representantes amueblaban la sala, locos por garantizarse su pedazo del cake—, se distinguían: La seudo ONG checa People in Need; Global Partners; IBMC; Loyola University; Jackson State University; Mississippi Consortium for International Development; International Resources Group; Panamerican Development Foundation; Partners of America; Alliance for Family; el Consejo de Comercio de Hungría y la ya multimillonaria TV Martí.
Ningún diplomático —ni siquiera el agente checo Kolar— estuvo presente.
En lo que equivale a confesar auténticas operaciones de espionaje contra Cuba y en territorio cubano, “Pepe” Cárdenas —quien sustituyó al corruptísimo Adolfo Franco—, insistió en la necesidad de identificar a las ONG las en terceros países que puedan canalizar los recursos de la USAID para la subversión.
Subrayó la necesidad de hacer llegar a la nación caribeña, utilizando a aquellos intermediarios, “panfletos de propaganda, celulares y equipos de comunicación modernos”, así como de “entrenar a cubanos residentes en Cuba en terceros países”.
Al destacar la “filosofía” detrás de la significativa expansión del Programa Cuba de la USAID, Cárdenas recalcó que su presupuesto, de 13 millones en el 2007, “se disparó” a 45 millones en el 2008.
Luego pasó a la nueva geografía de este monumental derroche, al destacar como países más proclives para desarrollar este trabajo encubierto a Chile, Perú, Argentina, Colombia y Costa Rica.
Aunque Grigsby, supuestamente su más fiel colaboradora, comentó luego que, según su experiencia, le resultaba difícil encontrar socios en América Latina.
Como buen instructor de lo que constituye, ni más ni menos, que una operación de Inteligencia, Cárdenas habló de la conveniencia de utilizar a países de Europa del Este que han tenido “experiencias recientes de transición”.
Sin embargo, no llegó a precisar el nivel de colaboración o de complicidad con el cual cuenta, de manera evidente, la Inteligencia norteamericana con los gobiernos de los países que mencionó.
Contestando a una pregunta, a Cárdenas se le escapó que ya se había recomendado a “instituciones experimentadas en la ejecución de este tipo de programa”, tales como la NED, el NDI, el IRI, la Florida International University, Freedom House, con su agente CIA, Jaime Suchlicki¼
Y, por supuesto, el Center for a Free Cuba de su amiguito Frank “Paquito” Calzón.

OPERACIONES “SECRETAS” CUYO ACCESO SE Negara

Con un lenguaje que corresponde a un operativo de misión de espionaje, el ex directivo de la FNCA confesó que “resulta difícil” introducir materiales en la Isla y por lo tanto indujo que el trabajo había que “hacerlo de forma clandestina”.
Grigsby añadió al carácter altamente secreto de las tareas designadas, precisando que si existieran solicitudes de desclasificación de documentos en virtud de la Ley de Libertad de Información (conocida como FOIA), la USAID solo emitiría “un resumen general” y “mantendría el secreto” de los detalles de los programas de cada ONG, pues se trata de “materiales secretos”.
Más claro ni el agua.
Anthony Christino III se refirió, en esta misma confesión colectiva, a la “necesidad” de enviar computadoras y software a Cuba, para lo cual sus servicios facilitarán licencias.
Clara Davis, la perla de la OFAC, propuso licencias de viajes, dejando claro que se utilizarán las licencias llamadas humanitarias para la infiltración de agentes con la cobertura de proyectos vinculados a la salud pública, el medio ambiente e “iniciativas específicas”.
Se refirió, además, abierta y groseramente, al “interés” de promover viajes a Cuba para “realizar evaluaciones en el terreno” utilizando licencias generales.
Davis señaló que “la mayor entrada de dinero a Cuba” se hacía “a través de la Iglesia”, una referencia bien intencional que no tiene otro propósito que causar algún daño a la fluida comunicación entre la Iglesia y el Estado cubano.

LAS ELECCIONES DETERMINARÁN EL FUTURO

En otra confesión en esta larga sucesión de confidencias, Grigsby señaló que otra ampliación del presupuesto subversivo dependerá de las elecciones de noviembre.
Según los observadores “en el terreno”, no hay duda de que las víctimas de este nuevo giro del financiamiento de la subversión en Cuba le ajustarán la cuenta en su momento a la administración.
La organización que manejó el derroche del dinero federal en operaciones fraudulentas convocó, evidentemente, su reunión con el aparente propósito de parecer conformarse con el cocotazo del GAO.
Sin embargo, de manera muy significativa, publicó en su convocatoria el día y la hora de la asamblea, pero omitió precisar el lugar para lo cual había que llamar y preguntar. La estrategia funcionó. Se aparecieron en el encuentro pocas caras nuevas para esta repartición de un pastel ya repartido.
En su informe, el GAO demostraba cómo los altos funcionarios de USAID llegaron a disimular el paradero de 65,4 millones de dólares regalados, en una década, a sus amistades de Miami y de Washington.
José Cárdenas fue directivo de la FNCA a partir de 1986, con las más altas responsabilidades. Fue sucesivamente director de “investigaciones y publicaciones”, portavoz de la organización y lobbyista cuando la organización mafiosa disponía de una lujosa “embajada” en Washington.
El funcionario mafioso es, por supuesto, amigo íntimo de Ileana Ros-Lehtinen y de sus dos cómplices de apellido Díaz-Balart.
La FNCA, creada por la CIA bajo Ronald Reagan, se gastó una fortuna financiando las operaciones del terrorista internacional Luis Posada Carriles, lo que Cárdenas, por supuesto, no puede ignorar.
Como tampoco podrá ignorar las ya agudas lamentaciones de los cabecillas de Miami, a quienes la reorientación de los métodos de la USAID, a favor particularmente de sus habituales corresponsales europeos, dejan en una situación algo precaria.


Y AHORA ¿QUÉ?

mayo 21, 2008
Como castillo de naipes la falsa posición antiterrorista de la administración de George W. Bush se ha derrumbado ante las pruebas ineludibles presentadas por Cuba y que demuestran de manera clara los vínculos entre terroristas radicados en Miami, la llamada disidencia en Cuba y diplomáticos que laboran en la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.
Aplicando el viejo refrán popular de que “vista hace fe”, millones de televidentes han visto documentos, correos electrónicos, videos y escuchado llamadas telefónicas y declaraciones que prueban la manera abierta y descarada que los llamados paladines de la libertad y la lucha antiterrorista, sufragan, alientan y apadrinan las acciones subversivas contra la Revolución y el pueblo de Cuba, desembolsando miles de dólares para pagar a un grupo de traidores, quienes tienen en el dinero su principal meta de vida.

¿Y TÚ ABUELA, DÓNDE ESTÁ?

Con esa clásica y jocosa pregunta muchas personas interpelan a otra cuyo pasado no aparece claro a la luz pública, interrogante que bien puede hacerse ahora a la disidencia cubana, desnuda ante los ojos del mundo en su verdadera esencia con las sólidas pruebas hechas publicas por las autoridades de Cuba.
Con probados vínculos con la Fundación Rescate Jurídico, que dirige el terrorista confeso y procesado Santiago Álvarez Fernández-Magriñat, la cabecilla contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello y otros de sus acólitos que operan dentro de la Isla, han quedado expuestos ante todos como los mercenarios que son.
Cipayos por convicción y amarrados al dinero, aunque para ello tengan que compartir trinchera con lo más sórdido de la jauría que desde su cuartel general en Miami trata de derrumbar a la Revolución, la llamada disidencia está sin argumentos ante la pertinente pregunta de ¿Dime con quién andas y te diré quien eres?

ATRAPADOS Y SIN SALIDA.

No por conocido deja de ser pertinente indicar que la actitud servil y dependiente de la mal llamada disidencia cubana, la convierte en mercenaria a favor de una potencia extranjera, en este caso de los Estados Unidos.
Atrapados como peces en la red, las marionetas y sus conductores están ahora en apuros ante las pruebas aportadas por Cuba de su indigna actitud.
Unos y otros tratan de tapar sus partes púdicas con la endeble hoja de parra, sin percatarse que a los ojos de todos están desnudos. Agarrados con las manos en la masa, los yanquis ahora tratan de desentenderse, dando explicaciones simplistas, mientras los mercenarios de la isla han quedado mudos o responden con evasivas, como ha hecho la cabecilla contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello, quien afirma que por ahora nada tiene que decir y tiene razón, no es necesario, pues los hechos han hablado por si solos demostrando el carácter mercenario de todos esos grupúsculos, que con sabio y fino olfato el pueblo de Cuba identifica como “la gusanera”.


RADIO MARTÍ; LA PUNTA DE LANZA DE UNA ESTRATEGIA AGRESIVA CONTRA CUBA.

mayo 16, 2008

Respaldada por cuantiosos recursos financieros sustraídos de los impuestos fiscales de millones de norteamericanos, Radio Martí lleva más de veinte años envenenando el éter, en una estrategia dirigida a crear un ambiente hostil contra la Revolución en Cuba.
Primero desde la capital del imperio y desde hace unos años desde Miami, los micrófonos de esa planta radial han estado abiertos a los más furibundos enemigos del pueblo cubano.
Sin tapujos y de la manera más abierta, por sus ondas se han trasmitidos incitaciones a la violencia, el magnicidio, la indisciplina social y la emigración ilegal, factores todos que encajan en un programa diseñado para desarticular a la Revolución y retornar a Cuba a un pasado que dejo de existir y que es el sueño quimérico del sector más reaccionario del mal llamado exilio cubano.

DESCUBRIENDO LA BASURA DEBAJO DE LA ALFOMBRA.

Con una historia sórdida, cargada de escándalos, robos y tráficos de influencias, Radio Martí es un nido de ratas, enemigas furibundas de Cuba.
Una clasificación exacta la ofreció Salvador Lew, uno de sus exdirectores, quien interrogado sobre la planta radial dijo “es una sucursal del infierno aquí en la tierra”, mientras Jeff Flake, congresista por Arizona y a quien no se puede clasificar de amigo de Cuba fue categórico al decir de Radio Martí: “es una agencia de empleo de los congresistas federales del sur de la Florida”, en referencia a la influencia y poder que ejerce allí la sección más radical y agresiva del exilio cubano radicado en Miami, sector que determina mucho en la programación y el personal empleado en la emisora de la subversión y que por más de veinte años ha mancillado el nombre del Héroe Nacional de Cuba, quien con claridad meridiana denunció en su momento la intensión imperial de apoderarse de la Isla.

HUELE A DINERO…HUELE A PODRIDO.

Diseñada al estilo de lo que fueron Radio Libertad y Radio Europa Libre, ambas enfiladas hacia los países socialistas de Europa del este y la Unión Soviética, la voz de la contrarrevolución cubana, Radio Martí tiene como propósito subvertir el orden político y social escogido por los cubanos de la isla.
Para tal propósito el gobierno de Estados Unidos destina millones de dólares, que como maná caído del cielo despierta las más bajas pasiones entre los paladines de la democracia.
Más de uno son los escándalos por corrupción, pagos indebidos, prebendas y otras tropelías registradas en la planta radial y su pariente cercana, la llamada Televisión Martí, canal que no se visualiza en Cuba a pesar de las ilusiones que tienen del mismo quienes lo patrocinan.
El último de los escándalos vinculados a Radio y TV Martí lo protagonizó, José “Chema” Miranda, el ex director de programas de la planta televisiva, quien acaba de ser condenado a dos años de cárcel más una multa por haberse embolsado unos 112 mil dólares del dinero de TV Martí al apropiarse de las comisiones de productores que contrataba.
Amigo de sus amigos, desde su puesto de director de programas de TV Martí, “Chema” Miranda fue condenado por haber recibido pagos de Perfect Image Film and Video Productions, una compañía de videos que le vendía sus producciones al canal anticubano.
La investigación por corrupción, demostró que el sujeto recibió más de 70 cheques por valor de 112 mil dólares, que se embolsillo al estilo del más burdo ladrón de barrio.
Embarradas de lodo, Radio y TV Martí, son objetos desde hace varios meses de una investigación de la Junta de Gobernadores de Transmisiones (BBG, por sus siglas en inglés), la agencia federal encargada de todas las transmisiones internacionales no militares del Gobierno.
Hoy condenado a la carcel, “Chema” Miranda clasifica entre los más activos “luchadores por la libertad de Cuba” y cercano colaborador de los cabecillas del Cuban Liberty Council y demás fundaciones promovidas por los “padrinos” de Miami, quienes han convertido la contrarrevolución en un lucrativo negocio.
Marcado por la justicia y puesto a la picota publica como lo que es: un vulgar delincuente, Miranda siempre estuvo involucrado en actividades promovidas por la congresista Ileana Ros-Lehtinen, la máxima representante de la familia Bush en el Congreso, y de sus dos compinches de tropelías, los hermanos Díaz-Balart, quienes por estos días andan de capa caída, ante la posibilidad real de perder sus asientos en el Congreso en las próximas elecciones de noviembre.
Diseñada más que todo como una vía para repartir prebendas, empleos y otras gratuidades entre sus amigos, una de las iniciativas del trío de congresistas cubano-americanos es la “televisión invisible”, diabólico proyecto que mantiene el Departamento de Estado contra Cuba y que les cuesta a los ciudadanos de Estados Unidos más de $20 millones por año en impuesto.
Fundada en 1985, Radio Martí y luego su sucursal TV Martí, se han tragado en las últimas dos décadas más de 520 millones de dólares del dinero del contribuyente norteamericano, fondos que mucho pudieran haber ayudado a mejorar las condiciones de la educación en Miami, donde maestros y alumnos enfrentan un deterioro creciente en los servicios escolares.
Desprestigiada, inaudible y mentirosa, Radio Martí y su hermana, TV Martí, están destinadas como su antecesora Radio Swan a terminar en el estercolero de la historia.