FREI BETTO EN FAVOR DE LOS CINCO

junio 27, 2009

cinco%20h%E9roes%208

De verdaderos antiterroristas calificó este viernes en República Dominicana el religioso brasileño Frei Betto a los Cinco cubanos presos en cárceles de Estados Unidos por proteger a sus compatriotas de actos violentos planeados en el país norteño.
Es inconcebible que Luis Posada Carriles esté suelto en las calles de Miami, un claro exponente del terrorismo más brutal del continente, mientras que los Cinco guarden prisión sin causa justificadas, afirmó Betto durante un encuentro en el Centro Juan Montalvo, en la capital dominicana.
El conocido religioso brasileño, pidió a los movimientos sociales, populares y partidos políticos que asuman la solidaridad con esos hombres, que merecen estar junto sus familiares y pueblo de Cuba.
Ellos representan la causa de la humanidad, porque no sólo es verdad que otro mundo es posible, sino que este es imposible, subrayó Frei Betto en alusión al apoyo para lograr la liberación de René, Antonio, Fernando, Gerardo y Ramón.

Anuncios

¿CUÁNTOS DISIDENTES HAY EN CUBA?

enero 7, 2009

Por: Juan Carlos Camaño
Tomado de Kaos en la Red

lacoste5Ya causa asco tanto medio masivo de comunicación ajustando la mira, las veinticuatro horas, para indagar sobre lo que ocurre en Cuba, por qué ocurre y para qué. Indagar y ventilar, sin respiro, acerca de un país de aproximadamente doce millones de habitantes; en un mundo que arde con seis mil trescientos millones de personas adentro. Hoy, más precisamente, con la reiteración del ejercicio genocida con que el Estado de Israel –arropado por EE.UU.- machaca la franja de Gaza y al pueblo palestino.
Aparece un disidente, o una disidente –posando como una modelito, toda de negro y tacones-, en Cuba, y ahí van la cámara y el micrófono, para que todos se informen, para que no falte el pan de cada día: Cuba, esto y aquello. Castro, esto y más cual. Y a cargar el dado, sin piedad y sin decoro. Cosas que tampoco se les pide.
Una bloguera es disidente y allí el foco. Una “escritora” es disidente y detrás de ella –ávidos y amaestrados por sus patrones- corren los corresponsales, en La Habana, Madrid y Miami.
En el mundo, en este mundo, plagado de capitalismo inhumano, de financistas estafadores, de asesinos uniformados, de hambreadores ricos y famosos, hay más de tres mil millones de personas en la pobreza. Y más de mil millones de gentes harapientas, sarnosas, humilladas, analfabetas, echadas a revolver la mierda ajena para encontrar un átomo de algo que se asemeje a la comida.
En Estados Unidos –hablamos de las tripas de la podredumbre sistémica- existen cincuenta millones de seres humanos disputándose un lugar entre la pobreza y la indigencia; muchos de ellos durmiendo a la intemperie, “alimentándose” de los basureros municipales: viviendo el dolor de no ser casi nada, nadie. ¿Serán disidentes, o acordarán con el régimen político, económico y social que los trata como escorias?
Sin embargo la mirilla está puesta en Cuba, en un grupito de disidentes, alentados por mafiosos disfrazados de “organizaciones no gubernamentales”.
¿Más de mil millones de analfabetos estarán de acuerdo con los que le arman el calvario, y también la cruz para la resignación?
¿No hay ni un, o una, disidente entre más de tres mil millones de vejados? ¿Tampoco hay ninguno entre miles de millones de explotados laboralmente? ¿Ninguno entre casi trescientos millones de hombres y mujeres sin empleo? ¿De qué escapan millones y millones de inmigrantes –de África, Latinoamérica, Asia y los países de Europa del Este- sino del sin futuro y de un presente insultante? ¿No hay responsables de esta carnicería planetaria? ¿Dónde está la mirilla telescópica mediática? ¿Por qué no revela, con lujo de detalles, quiénes son y cuánto llevan ganado las empresas yanquis en la “reconstrucción” de la ex Yugoslavia, parte de Irak y lugares de África y Asia supuestamente afectados por fenómenos de la naturaleza? ¿Quién puede acordar con semejante hoguera, sino un cómplice intelectual o material de la misma?
Pero la lente, el micrófono y la babosa periodística recorre carroñera las calles de La Habana, buscando –libremente- al personaje para la foto que se desplegará por el mundo. ¿Periodismo mercenario? ¿Independiente? ¿Ignorante? ¿Ideológica y políticamente orquestado? De todo un poco.
Más de un millón de disidentes, enfrentados a la invasión de EE.UU. a Irak y Afganistán fueron masacrados por el ejército más sofisticado y criminal de la tierra; en una historia tan reciente como nauseabunda: en la que las principales figuras de un gobierno y de sus fuerzas armadas son denunciadas –dentro de una lucha facciosa al interior de EE.UU.- por mentir, estafar, delinquir, torturar, usurpar, y asesinar.
Millones de personas disienten y no aparecen, vestidos para la ocasión –de negro y de tacones-, ni en la tele ni en las fotos de los diarios. A veces sí, pero como “una masa informe”, generalmente acusada de provocar aquello que ahora se denomina “caos vehicular”.
Un sistema puesto como una ametralladora delante de miles de millones de seres humanos es una noticia vieja, sin pena ni gloria. Además, se trata de genocidios habituales, un tanto aburridos; siempre los mismos asesinos, siempre las mismas víctimas. Mejor, hablar de Cuba, de los hermanos Castro, de una bloguera, de una “escritora”, de cierto amigo de Vargas Llosa que está incómodo, de uno que levanta la voz, luego de caminarse de ida y vuelta -recibiendo instrucciones-, los pasillos de la Oficina de Intereses de Estados Unidos, cita en La Habana, a orillas del malecón. Una bloguera cubana, una “escritora” cubana, posando como una modelito, son las “voces de los que no tienen voz”. ¡Cuánto desprecio por la inteligencia humana!
Aun con la ametralladora de su lado, el “periodismo verdad” le teme a las ideas. Y, aunque no lo diga, le tiene pavura al –todavía- “silencio” de miles de millones de personas que, desde hace largo rato, se han echado a andar buscando trabajo y comida, y llevando en sus entrañas una disidencia que, a no dudarlo, será justicia.

Juan Carlos Camaño es presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP).


ATENTADOS EN ESTADOS UNIDOS: LA MENTIRA

octubre 5, 2008

El poeta argentino Juan Gelman pone, como muchos otros, en duda el origen de los atentados del 11 de septiembre de 2001, indicando con dedo acusador hacia el grupo de los neo-conservadores encabezados por George Bush, Condoleezza Rice, Donald Rumfeld, Paul Wolfowitz y Ari Fleisher entre otros.
La denuncia del ganador del premio Cervantes, se suma a la de otras personalidades del mundo que no creen en la historia oficial de las autoridades norteamericanas acerca de los trágicos sucesos del 11 de septiembre.

11-S: ENTONCES, ¿CÓMO FUE?

Por: Juan Gelman

Son notorias las mentiras que la Casa Blanca fabricó para justificar la invasión y ocupación de Irak. Los periodistas/investigadores Charles Lewis y Mark Reading-Smith descubrieron que W. Bush y siete otros jerarcas de la Casa Blanca propalaron al menos 935 mentiras en los dos años que siguieron al 11/9 y precedieron a la invasión de Irak. Cabe reconocer que el más prolífico en la cuestión fue el presidente W. Bush: 232 declaraciones falsas sobre el presunto arsenal de armas de destrucción masiva en poder de Saddam Hussein y 28 acerca de la supuesta relación del autócrata con Al Qaida y con los atentados. Le siguió el entonces secretario de Estado Colin Powell: 244 y 10, respectivamente. El vice Dick Cheney, Condoleezza Rice, Donald Rumfeld, Paul Wolfowitz, Ari Fleisher y Scott McClellan también aportaron a este arsenal masivo de falacias.
Al parecer, no otra cosa sucedió con la versión oficial de los atentados mismos.
El Comité de Justicia del Senado estadounidense ha concluido un nuevo informe en torno de las fallas que impidieron frenarlos: echa la culpa al FBI, señala que había amplias evidencias de que se preparaba un ataque en suelo de EE.UU. y que jefes del organismo de espionaje las bloquearon (The New York Times, 28-8-08). Pero hete aquí que casi 800 personalidades –catedráticos, arquitectos, ingenieros, altos funcionarios, políticos, ex espías, pilotos y sobrevivientes de las Torres Gemelas– echan por tierra las dos cosas: la versión oficial y el informe del Senado. Véanse algunos testimonios.
Los sobrevivientes, en primer lugar. Personal de las Torres que se encontraba en el subsuelo B1, ubicado a 330 metros debajo de los pisos 93 a 98 donde impactó uno de los aviones, sintieron que “vibraba el suelo, las paredes comenzaron a resquebrajarse y todo temblaba”, declaró William Rodríguez, empleado de mantenimiento: era una explosión que venía de subsuelos inferiores. Segundos después, Rodríguez escuchó el estallido de arriba y supo luego que se trataba de la embestida del Boeing 757 contra el edificio, en tanto Felipe David, compañero de tareas, irrumpía con quemaduras graves en el rostro y los brazos gritando “socorro”. Anthony Saltalamacchia, supervisor del servicio, escuchó al menos diez explosiones procedentes de abajo antes de salir de la trampa. Los testimonios coinciden, pero ninguno fue tomado en cuenta en el informe del Senado.
Los pilotos consideraron imposible que un avión se haya estrellado contra el Pentágono. Señalaron que el agujero en el muro es más grande que el que podría causar un 757 y estimaron inverosímil que éste se deslizara luego durante 10 segundos en el césped del interior, como muestra una filmación oficial. El comandante (R) de la Marina Ralph Koistad, piloto de combate con más de 23.000 horas de vuelo, reflexionó: “¿Dónde están los daños provocados por las alas del avión en el muro del Pentágono? ¿Dónde las 100 toneladas del Boeing, los grandes fragmentos del aparato que siempre se proyectan lejos del lugar del accidente? ¿Dónde están las partes de acero de los motores, dónde el tren de aterrizaje, que es de acero?”. En efecto, no estaban, ni un solo desecho se encontró dentro o fuera del Pentágono.
Los pilotos subrayaron otro aspecto: las maniobras de los aparatos que chocaron contra las Torres eran impracticables. Del capitán (R) Wittenber, con 35 años de experiencia en la fuerza aérea de EE.UU. y en varias líneas comerciales: “No creo posible que un presunto terrorista entrenado en un Cessna 172 entre en la cabina de un Boeing 757 o 767, pueda hacerlo volar vertical y horizontalmente y lograr virajes de 270 grados a gran velocidad, el avión sería incontrolable. Es ridículo pensar que un aficionado pueda ejecutar esas maniobras manualmente. Yo no podría hacerlo y soy absolutamente formal: ellos tampoco”. Los testimonios de unos 500 ingenieros civiles y arquitectos confirmaron desde sus especialidades que la versión oficial de los atentados “es un cuento de hadas” (John Lear, piloto comercial, 19.000 horas de vuelo).
El arquitecto Frank De Martini y otros afirmaron que la solidez de las Torres tornaba inimaginable que se derribaran sólo por el choque de un avión. “Fue claramente el resultado de una demolición controlada y programada para que se produjera en medio de la confusión imperante”, manifestó el ingeniero Jack Heller. Esa clase de demolición no se improvisa. Sus autores, ¿sabían previamente con exactitud el día y la hora de los atentados?

PARECIERA QUE SÍ.

Diferentes organismos de profesionales exigen que se investigue a fondo la tragedia que costó la vida de casi 3000 trabajadores. Para el piloto Glen Stanish, se trató de “una operación interna, concebida, organizada, cometida y controlada por un grupo muy vasto de criminales en el seno de nuestro gobierno federal de EE.UU. Utilizada como una razón falsa, un pretexto, una mentira, para invadir dos países extranjeros ricos en recursos naturales, para extender un imperio, para modificar las fronteras de los países del Medio Oriente y como elemento de la ‘guerra antiterrorista’ o, mejor dicho, de la guerra contra la libertad”. Hay más de cien periodistas y artistas que piensan lo mismo. “Nunca creí la historia de la destrucción de las Torres Gemelas el 11/9”, selló Sharon Stone . Que algo sabe en materia de historias.

Tomado de Cubadebate
Ver:
11 S. Qué pasó realmente

11 septiembre, la gran estafa


CUBA EMPLAZA A EE.UU. EN GINEBRA

septiembre 24, 2008
Ron Havana Club, un producto cubano

Ron Havana Club, un producto cubano

Ginebra, 24 sep (PL) Cuba dijo hoy que Estados Unidos debe derogar de forma inmediata la Sección 211 después de pasar por un largo proceso en el cual la Organización Mundial de Comercio (OMC) falló a favor de los reclamos de la isla caribeña.
En una intervención ante el Organo de Solución de Diferencias (OSD) de la OMC, el ministro consejero de Cuba en Ginebra, Jorge Ferrer, hizo un análisis técnico del doble discurso de Washington en torno al tema.
La Sección 211 ataca el registro de signos distintivos de la Isla, de marcas por excelencia que desempeñan una importante función macroeconómica, a la sazón el caso de la compañía Bacardí que puso a la venta un ron con la marca cubana HAVANA CLUB.
El diplomático recordó que el Órgano de Apelación, instancia final de la etapa jurisdiccional, constató en un informe de 2002 que la Sección 211, que cumple 10 años de promulgada en octubre, es incompatible con los principios del sistema mundial de comercio.
“Como tantas otras veces Estados Unidos sigue sin respetar las obligaciones que ha contraído. El principio pacta sunt servanda, que establece que todo tratado tiene fuerza de ley para las partes y debe considerarse como inviolable, continúa siendo ignorado”, recalcó.
Ferrer subrayó que cuando un integrante de la OMC incumple con lo establecido, pone en entredicho la obligación de recurrir al entendimiento para resolver una controversia.
“No debemos olvidar que la solución de las diferencias y el cumplimiento de los fallos son esenciales para que se mantenga el equilibrio entre derechos y obligaciones”, añadió.
En discursos anteriores, Ferrer y también el embajador de La Habana aquí, Juan Antonio Fernández, consideraron el hecho como un acto de falsificación, permitido y promovido de hecho y de derecho, en el territorio de Estados Unidos.

Havana Club: Lo escondido tras el litigio de una marca: AQUI

Bacardí vs. Havana Club: una historia de bloqueo: AQUÍ

De cómo el ladrón fue declarado inocente: AQUÍ

Bacardí: minibiografía de un pirata: AQUÍ


DANNY GLOVER CONFIRMA PARTICIPACIÓN EN CONCIERTO POR LOS CINCO

agosto 29, 2008

Actor Danny Glover

Actor Danny Glover

Un grupo de reconocidos artistas internacionales actuarán juntos en el primer concierto público en EE. UU. de apoyo a la causa de Los Cinco, al cumplirse el 12 de septiembre 10 años de que fueran arbitrariamente encarcelados en prisiones norteamericanas. Cinco Estrellas y un Canto es el título de ese concierto, fijado para el sábado 13 de septiembre próximo, y contará con la actuación de reconocidos músicos e intérpretes como Danny Rivera (Puerto Rico), Víctor Víctor (República Dominicana), y Todas las Estrellas Doradas del Jazz, de Puerto Rico (Estados Unidos). Además contará con la particpación especial del actor Danny Glover.
En declaraciones desde California, Alicia Jrapko, integrante del Comité Internacional por la Libertad de los Cinco -promotor de la iniciativa- expresó el agradecimiento a todos los artistas que están prestando su colaboración y la extraordinaria disposición del Colegio Comunitario Hostos, cuyo auditorio tiene capacidad para unas mil personas.
Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino, René González y Gerardo Hernández, conocidos como Los Cinco por la campaña internacional para su excarcelación, cumplen severas e injustas condenas por monitorear a grupos terroristas anticubanos asentados en Miami.
El injusto encarcelamiento de Los Cinco, el posterior proceso judicial caracterizado por arbitrariedades más que evidentes, los castigos a que han sido sometidos y las dificultades y negativas para que sus familiares puedan visitarlos, han desarrollado un movimiento solidario internacional para su excarcelación.
Tomado de Cubadebate


CUBA DENUNCIA TRÁFICO ILEGAL DE PERSONAS.

agosto 23, 2008

. La Fundación (FNCA) y el tráfico de indocumentados

El millonario negocio del tráfico de cubanos hacia México y la Florida se ha convertido en una operación superpeligrosa que desde hace varios años controlan las bandas mafiosas cubanoamericanas asentadas en territorios estadounidenses y mexicanos.

Amparados en la Ley de Ajuste Cubano, los que lleguen a Estados Unidos por cualquier vía tienen derecho a su legalización en ese territorio, mientras simultáneamente ese país incumple con el otorgamiento de las 20 000 visas acordadas con la nación caribeña.

Ningún otro ciudadano del mundo es aceptado de esa forma en el gigante del Norte, que cuenta con millones de inmigrantes ilegales, los cuales son muchas veces cazados como animales, enviados a las cárceles o expulsados hacia sus países de origen.

Aquellas personas que se obsesionan con los cantos de sirena del capitalismo, se exponen a numerosos peligros que en muchas ocasiones han concluido con la muerte de uno o varios de los que se lanzan a la aventura sin pensar en las consecuencias.

Las mafias cubanoamericanas de contrabandistas están programadas para cometer cualquier acto de salvajismo y de menosprecio a las vidas ajenas con tal de cobrar las sumas pactadas (entre 10 000 y 15 000 dólares por persona) o de impedir ser apresadas en las furtivas acciones.

Varios hechos recientes atestiguan esa agresividad. El pasado lunes 16 de junio, los tripulantes de una embarcación pirata, descubiertos por tropas guardafronteras cubanas, embistieron a un pequeño bote con 20 personas a bordo, las cuales trataban de alcanzar la lancha de traficantes para salir clandestinamente del país.

Con el mayor desprecio por la vida humana, los traficantes arremetieron contra la embarcación y la hundieron para obligar a los miembros de la lancha guardafronteras a acudir al salvamento de los náufragos. El resultado fue un menor de 11 años y una joven de 20 fallecidos. Los demás resultaron rescatados. Según declaraciones de los involucrados en el hecho, sus familiares en Miami debían pagar 10 000 dólares por cada uno por ser trasladados a México y de ahí llevarlos a la frontera con Estados Unidos donde pedirían “asilo político”.

Uno de ellos, Ramón Díaz Granado que salvó la vida milagrosamente, informó que varias veces había visitado la oficina de Intereses en La Habana (SINA) para solicitar visa con el objetivo de ver a sus tres hijos, quienes radican en Estados Unidos, y se la negaron. En su desespero aceptó la propuesta de viajar ilegalmente.

Días antes de este suceso, el 12 de junio, 33 cubanos y 4 centroamericanos indocumentados que estaban detenidos por autoridades mexicanas y que eran trasladados de Chiapas a Quintana Roo, en un autobús custodiado por el Instituto Nacional de Migración (INM) fueron interceptados en el camino por varias camionetas con hombres armados, que los secuestraron.

El diario mexicano Por Esto denunció que en el rapto estaban involucrados “integrantes del cartel de Miami que opera en los Estados mexicanos de Yucatán, Quintana Roo y Tabasco” y que los “33 cubanos representaban 330 000 dólares que ya habían sido cobrados desde antes de su arribo a costas mexicanas”.

El periódico colombiano El Tiempo divulgó el 3 de julio una extensa información donde explicaba que mafias organizadas llevan a los cubanos en lanchas desde la Isla a México y luego los introducen en Estados Unidos por las mismas rutas del narcotráfico.

CRECIENTE NEGOCIO

De esa forma, las playas de los estados mexicanos de Quintana Roo y Yucatán son el punto de partida del millonario y creciente negocio que deja ganancias de por lo menos 80 millones de dólares anuales.

En al menos cinco ciudades de la frontera sur de México, afirma El Tiempo, existen organizaciones dedicadas al tráfico de indocumentados que comercian cada semana con personas nacidas en la Isla que quieren llegar a Estados Unidos. Los inmigrantes ilegales llegan por tres vías, afirma la publicación. Unos son recogidos directamente en Cuba con lanchas rápidas que los transportan hasta las costas mexicanas; otros llegan por tierra desde Belice y Guatemala, y un tercer grupo lo hace por avión.

Por su parte, el diario mexicano El Universal asegura que cerca de 100 cubanos arriban cada mes al Distrito Federal por vía aérea procedentes de países del centro y sur de América Latina, y se sabe que con la ayuda de algunos miembros de la seguridad del aeropuerto capitalino pasan sin problemas de la zona de vuelos internacionales a la de nacionales, donde no hay controles.

Pero el acaudalado negocio provocó la guerra entre las mafias para apoderarse de ese control y comenzaron los asesinatos y venganzas entre ellos. Desde marzo del 2006 hasta junio del 2007, más de siete cabecillas cubanoamericanos vinculados a la FNCA fueron asesinados en México por los propios miembros de la Fundación o por narcotraficantes mexicanos que disputan el negocio de los indocumentados.

Varios periódicos han denunciado que en este peligroso tráfico humano participan la FNCA y bandas mexicanas, como El Cartel del Golfo y su brazo operativo Los Zetas; Los Amigos de Patricio, y La Comitiva, integrada por cinco grupos entre los que se cuenta el de Sinaloa, uno de las más peligrosos.

Una de las primeras venganzas fue la del cubanoamericano Alfredo Barceló Escalona, registrada en octubre del 2006 en la cantina El Ciclón, ubicada en el centro de la ciudad. Después en septiembre del 2007 le siguió la de Maximiliano Reyna Molas, alias Richard Agüero, acribillado en el estacionamiento del mercado de artesanías Coral Negro en la zona hotelera de Cancún; tres meses después, su hermano, Juan Carlos, fue emboscado por un comando armado y también murió.

En el 2008 han sido ametrallados en plena vía pública, entre otros miembros y jefes mafiosos, los cubanoamericanos Luis Lázaro Lara Morejón, Manuel Duarte Díaz (a) “El Many”, y Humberto Febles Santana, conocido por Hube o Humbertico.

Este último era reconocido como el líder de la mafia cubanoamericana en el sureste de México. Entre sus fechorías se cuenta la de secuestrar a empresarios y cubanos llegados de la Isla o radicados en Yucatán y Quintana Roo. Bajo la modalidad del “secuestro Express”, el mafioso gestó un clima de miedo entre los familiares que sacan a los ilegales desde Cuba con la promesa de darles el llamado “sueño americano”.

De esa forma retenía a algunos antillanos cuyos familiares contaban con respaldo económico en Miami o en puntos de México como Cancún, Mérida y el Distrito Federal. Febles y su grupo secuestraban a estas personas y hacían llegar el mensaje con solicitudes de hasta un millón de dólares a cambio de la vida de sus víctimas.

De acuerdo con datos extraoficiales, en los últimos tres meses en Cancún y Mérida, se documentaron 17 personas secuestradas por las que los integrantes de la mafia cubanoamericana han cobrado millonarias sumas que les permiten abrir diferentes negocios en diversas ciudades de la península. Otros que no tienen dinero para pagar el cómputo del viaje, los ponen a repartir drogas al menudeo y a las mujeres a ejercer la prostitución hasta que logren sufragar el gasto.

Por Esto señaló en una de sus numerosas investigaciones que Humberto había ordenado una limpia de cubanos en Yucatán y Quintana Roo, que cobró la vida de varios miembros pertenecientes también a la FNCA con sede en Miami.

VÍNCULOS ENTRE MAFIAS

Más tarde, el diario La Jornada reafirmó esa relación al puntualizar que fuentes cercanas a una indagación federal comunicaron que los fiscales mexicanos tenían información que vincula a la FNCA con el Cartel del Golfo, uno de los más poderosos en México, así como una red de asesinos a sueldo conocida como los Zetas.

El diario, en su edición del 24 de junio indicó que sus fuentes aseguraban que dos hombres detenidos en México —Nairobi Claro y Noriel Veloz— dijeron a los investigadores que pertenecían a la FNCA. Los informantes también indicaron que el dinero que Claro y Veloz recibían de los inmigrantes cubanos se usaba, entre otros fines, para sobornar a las autoridades mexicanas, comprar documentos falsos de inmigración, pagar a los Zetas del Cartel del Golfo y garantizar así la protección de los inmigrantes mientras cruzan la frontera con Estados Unidos.

Para tratar de amainar las abundantes acusaciones contra la Fundación, el presidente de la FNCA Francisco “Pepe” Hernández negó las denuncias de los periódicos mexicanos y colombianos que relacionan a esa organización con carteles de tráfico de drogas y contrabando de inmigrantes.

Pero a este Pepe nadie le cree, pues está cansado de mentir para encubrir sus innumerables acciones terroristas contra Cuba; entre ellas, la de tratar de asesinar al líder cubano Fidel Castro como se apreció, por ejemplo, en la Cumbre Iberoamericana efectuada en Isla Margarita mediante la utilización de un grupo armado a quien este sujeto entregó un potente fusil con mira telescópica.

Según las pesquisas de la Procuraduría General de la República (PGR), cerca de tres decenas de cubanoamericanos con residencia en la Florida forman parte del grupo dedicado desde hace cuatro años a este contrabando. El Gremio Empresarial de México (Copamex) señaló que en el negocio también intervienen redes dedicadas al tráfico de drogas, trata de blancas, lavado de dinero y contrabando de mercancías.

Para redondear las relaciones de la FNCA con los carteles mexicanos y el tráfico de cubanos, recientemente fue detenido en Isla Mujeres, Handy Cardentey Lemus, sindicado por las autoridades federales como el enlace y pieza clave de la mafia cubanoamericana entre Miami y la Península de Yucatán. Sus arribos a Progreso e Islas Mujeres, en una embarcación de lujo, se hicieron frecuentes a partir de las pugnas entre los grupos dirigidos por Manuel Duarte Díaz y Humberto Febles Santana.

En conclusión, las causas fundamentales de este peligroso negocio a través de las aguas del Golfo donde algunos “pasajeros inoportunos” han sido lanzados y abandonados en el mar por los traficantes, se deben a la negación de visas a cubanos por parte del gobierno norteamericano, a la impunidad con la que operan esos grupos en México y a la Ley de Ajuste Cubano (pies secos, pies mojados).

Para bien de muchas personas, resulta imperioso erradicar este negocio.
Por: HEDELBERTO LÓPEZ BLANCH
Tomado de Granma


EL ERRÁTICO BLOQUEO A CUBA

agosto 21, 2008

“Durante casi medio siglo, los Estados Unidos han impuesto un embargo comercial contra Cuba y, sin embargo, a veces éste se hace poco visible”, asevera un artículo publicado el 14 de agosto de 2008 en la edición impresa de la revista británica The Economist.
El trabajo periodístico alude al hecho de que en la isla las marcas comerciales estadounidenses se pueden encontrar por dondequiera y que, aprovechando una exención introducida en el año 2000, los granjeros estadounidenses se han convertido en los mayores suministradores externos de productos del agro, con ventas anuales de 600 millones de dólares.
“No en balde, algunos cubanos se preguntan si el bloqueo, al que el gobierno culpa de casi todos los problemas cubanos, no será una especie de truco”, dice el artículo y cita a un estudiante cubano de medicina que dijo preguntarse si realmente existe el bloqueo.
No obstante, más adelante, el artículo aclara que recientemente, a muchas de las compañías extranjeras que comercian con Cuba les ha sido amenazadoramente recordado que el bloqueo si existe. Cita casos de varias empresas a las que la OFAC (Oficina de Control sobre Activos Extranjeros) ha multado con severidad por conducto de sus subsidiarias en Norteamérica y recuerda la prohibición de entrar en EEUU impuesta a los dirigentes de la firma canadiense Sherritt y a sus familiares por tener negocios en la minería cubana del níquel.
También explica que el draconiano Título III de la Ley Helms Burton, (irónicamente nombrada Ley de Solidaridad Democrática por la Libertad de Cuba), faculta a los norteamericanos con propiedades en Cuba antes de la revolución a demandar a los extranjeros que ahora inviertan allí. La aplicación de este Título III ha tenido que ser pospuesta por Washington varias veces por sus potenciales efectos negativos en las relaciones con países aliados.
Las coerciones del bloqueo contra quienes tienen negocios con Cuba se hicieron más severas a raíz del 11 de septiembre de 2001, al ser incluida Cuba en la lista de estados patrocinadores del terrorismo – junto a Irán, Corea del Norte, Siria y Sudán-, sin que Washington aportara prueba plausible alguna sobre tal acusación. Más allá de la opinión que les pueda merecer el bloqueo, los banqueros de todo el mundo prefieren evitarse acusaciones por cualquier violación de las leyes antiterroristas, dice The Economist.
El artículo recuerda que, en 2004, el banco UBS de Suiza pagó una multa de cien millones de dólares; en 2007, el banco ING de Holanda –que había abierto una oficina en Cuba- tuvo que cerrarla abruptamente, y en 2008, los dirigentes de la compañía que tiene los derechos exclusivos de importación en Gran Bretaña de los puros habanos, recibió una carta de Lloyds TSB, su banco de muchos años, sugiriéndole trasladar su cuenta a otro banco.
A pesar de las restricciones del boqueo, muchas compañías internacionales siguen operando en Cuba, dice el artículo de The Economist, que concluye citando al director de una firma europea con grandes inversiones en la Isla quien señala que “la mejor estrategia es tratar de escapar por debajo del radar y asegurarse de estar aquí cuando el gobierno de EEUU entre, por fin, en razones”.
Es cierto que Cuba adquirió 600 millones de dólares en alimentos en Estados Unidos en 2007, en virtud de una exención aprobada por el Congreso en el año 2000. La grieta al bloqueo fue abierta a raíz de los daños que causó a Cuba el paso del ciclón Michelle en 1999.
Pero estas operaciones contemplan el pago en efectivo y otras exigencias que incluyen la imposibilidad usar medios propios de transportación o de compensar las compras con exportaciones cubanas, por lo que no suponen quebrantamiento del boqueo.
La práctica se mantuvo vigente por presiones de los granjeros estadounidenses que su gobierno no ha podido vencer y que Cuba acepta en muestra de respeto y amistad hacia el pueblo del vecino país, más que por conveniencia económica, que también la tiene en virtud de las menores distancias en el transporte de los productos.
Las relaciones comerciales de Cuba con el extranjero han estado sometidas, a lo largo de casi medio siglo, a un sistema de presiones que obliga a Cuba a vender más barato y comprar más caro por la exigencia de asumir, de alguna manera, el riesgo que corren sus contrapartes de sufrir sanciones, en el marco de sus relaciones económicas con los Estados Unidos, por violar el “embargo”.
El bloqueo es algo mucho más cruel, inhumano y genocida. Se integra, además, con la promoción de la subversión terrorista y las amenazas de agresión que obligan a mayores gastos en la defensa; la prohibición de los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla; la limitación de los viajes y las remesas de los emigrados cubanos en Estados Unidos; el estímulo a la emigración ilegal y el robo de cerebros. Todo ello en el marco de una abrumadora campaña de difamación mediática y una inescrupulosa cruzada, no limitada al plano diplomático, para tratar de aislar internacionalmente a Cuba.
Es difícil explicarse donde pudo encontrar el autor del artículo a una persona en Cuba que pusiera en duda la omnipresencia del bloqueo en cada minuto de la vida cotidiana del cubano común.

Por: Manuel E. Yepe
Tomado de Cubadebate